Reportes Nacionales Ecuador May 2021

La Psicología Política en Ecuador

Gino Grondona Opazo

Director de la carrera de Psicología

Universidad Politécnica Salesiana (Ecuador)

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

La Psicología Política en el Ecuador actual atraviesa diversos desafíos en sus ámbitos académicos, profesional, y de relación con el contexto y los procesos políticos que vive el país.

En relación con el ámbito académico:

En la actualidad se observa una especie de estancamiento o reducción en el desarrollo académico de la Psicología Política. Esto se constata en la casi inexistencia de este campo en las mallas curriculares de las carreras de Psicología, sobre todo después del proceso de rediseño curricular que se impulsó entre el 2014 y el 2016 en el país, derivado de la Ley Orgánica de Educación Superior.

Esto significó la homologación de la formación de pregrado en Psicología y, por tanto, la eliminación progresiva de las especialidades o menciones (clínica, laboral-organizacional, educativa y social-comunitaria) en este nivel de formación, disminuyendo las oportunidades de que el campo específico de la Psicología Política esté contemplado en la formación de pregrado y en la oferta de posgrado. 

De esta forma, casi no existe investigación, ni trabajos de titulación en dicha área, tampoco eventos académicos o revistas científicas especializadas.

Por otro lado, no se observa la presencia de ningún tipo de debate al interior de la disciplina en el país, ni siquiera en torno al proyecto de Ley Orgánica de Salud Mental que durante los últimos meses se ha discutido en la Asamblea Nacional. Todo lo cual daría cuenta de un bajo nivel de incidencia en el debate público y en las políticas sociales que se implementan a nivel nacional.

En relación con el ámbito profesional:

En el campo del ejercicio profesional, la Psicología Política es inexistente, lo cual se refleja en su nivel de institucionalización. No existe ninguna asociación de Psicología Política, ni tampoco existe una organización gremial propia de la profesión.



Contexto y procesos políticos:

Todo lo anterior puede ser leído desde un contexto sociopolítico caracterizado por la ausencia de debate público y de expresiones de disenso social, lo que, sumado a la extrema polarización política (correísmo vs anti-correísmo), termina limitando los campos de discusión académica e incidencia política, alejando la administración del Estado de la ciudadanía, y reprimiendo las expresiones de descontento y la protesta social (por ejemplo, el paro indígena de octubre del 2019).

Luego de la segunda vuelta electoral del 11 de abril pasado, y el triunfo por 52.36% del candidato Lasso (representante de la derecha política y económica) sobre el candidato Arauz (representante del correísmo), se vislumbra una continuidad en la administración del gobierno, lo que no termina de convencer ni entusiasmar a la población (se podría decir, metafóricamente, que la gente "está feliz porque perdió Arauz, pero triste porque ganó Lasso").

Lamentablemente, estos procesos no están siendo sometidos a investigación sistemática por parte de la Psicología Política, lo que probablemente constituye el principal desafío, a corto y mediano plazo, para la disciplina.

Post Data

 

Cabe mencionar que este reporte está elaborado a partir de algunas reflexiones personales sobre la Psicología Política en Ecuador. No se proponen ser una voz “oficial” ni representar a ninguna entidad o centro académico. Tampoco pretende dar cierre a un tema que, por las mismas consideraciones explicitadas en el reporte, necesariamente debemos abrir a debate en el ámbito académico.